El 20 de junio de cada año, el mundo conmemora el Día Mundial del Refugiado, una fecha en la que se honra a las personas que han sido forzadas a huir.

En colectivo, se defiende su derecho a buscar protección, se potencia el apoyo para su inclusión social y económica, y se buscan soluciones a su difícil situación.